Vida

Trastornos alimentarios y redes sociales

¡Hola! En el post de hoy quiero crear conciencia sobre la responsabilidad que tenemos con el tipo de contenidos y mensajes que subimos a las redes sociales relacionados con el cuerpo y el ideal de belleza. Y sobre todo el impacto que tiene sobre la gente muy joven que todavía no tiene la madurez suficiente para hacer bien el filtro. Niñas que se comparan con otras que venden medias verdades y cómo esto puede suponerles, a parte de un duro golpe en su autoestima, un trastorno alimentario.

Me han compartido desde Orange su nueva campaña Trastornos alimentarios y Redes Sociales que se enmarca dentro de su proyecto “Por un uso Love de la tecnología” y que tiene como objetivo concienciar a los padres y adolescentes del uso responsable de la tecnología.

Me ha parecido interesante compartiros este vídeo sobre el problema de los trastornos alimentarios, podéis verlo pinchando aquí. Como madre y como persona influyente en las redes sociales, me siento muy responsable del impacto que las personas que trabajamos en este medio podemos crear en quienes nos observan.

Si buscáis en Instagram el hashtag #anorexia #mia (bulimia) y #ana (anorexia), veréis que hay mucho contenido generado, aunque más me preocupa lo que no lleva hashtag porque en general es una enfermedad que no se comparte pero que está ahí, destrozando a mucha gente joven y a familias. Según un estudio de la Mesa de Diálogo para la prevención TCA el 60% de los pacientes con trastornos alimentarios buscan contenidos en internet que ponen en riesgo su salud.

Por otro lado, son un hecho los estudios que se realizan sobre el impacto que tiene ver la vida e imagen perfecta de otras personas en nuestra autoestima y en la manera de valorar nuestro cuerpo. De acuerdo con la Asociación Americana de Trastornos de la Alimentación, las mujeres entre los 18 y 25 años mostraron un vínculo entre Instagram y el aumento de la auto objetivación y las preocupaciones por la imagen corporal.

Aunque las redes sociales no son la única causa de los trastornos alimentarios, porque todos sabemos que la anorexia es un problema que viene de largo, lo cierto es que las redes han impulsado que las personas los padezcan. Cuando navegamos por las redes suceden varios comportamientos:

1. La comparación: Las redes sociales están basadas en imágenes. Las personas tienden a llenar sus feeds con la mejor versión de sí mismas y algunas suelen publicar solo las mejores partes de su vida. Ver estas imágenes constantemente hace que los demás comencemos a compararnos. Esta comparación constante afecta directamente a la autoestima y a la imagen que tenemos de nosotras mismas.

La comparación guiada por las apariencias es un factor clave en la relación entre el uso de las redes sociales y las preocupaciones por la imagen corporal.

Compararse también lleva a la objetivación del cuerpo: muchas de las imágenes de las redes sociales están editadas y desempeñan un papel de reconocimiento. Esto quiere decir que a menudo se le da un valor desmedido a la cantidad de «me gusta» y comentarios que recibe una foto y se sube solo con esa finalidad. Las redes pueden enviar al cerebro el mensaje de que nuestra belleza y nuestro cuerpo determina nuestro valor. Pero nosotras valemos mucho más que los likes de la gente.

Precisamente se lo comentaba a mi hija Mia el otro día cuando me comentó que uno de sus miedos a hacer pública su cuenta en Instagram eran el número de likes. Yo le expliqué que ella ahora mismo, antes de hacerlo público, tiene un valor: el valor de ser una persona, buena, trabajadora, buena hija y hermana, positiva, cariñosa, sensible… Y que ese valor ya lo tiene, es inamovible; lo tiene ahora sin importar los likes porque no tiene likes. Cuando abra su cuenta, ese valor, ese tesoro sigue estando ahí, sigue estando inamovible sin importar si alguien le da like. Son valores seguros, lo que somos. No somos lo que somos porque la gente nos dé al like.

Bueno, la preocupación está en que esta exposición a ideales poco realistas de belleza, dietas y vergüenza corporal está asociada con la aparición no sólo de anorexia sino de síntomas de ortorexia nerviosa.

La ortorexia tiene que ver con la anorexia y las enfermedades de trastorno alimentario. Se trata de un trastorno alimentario que consiste en la obsesión patológica por comer comida considerada saludable. Esto es perjudicial para la salud porque la persona puede evitar ciertos alimentos, como los que contienen grasas, conservantes, colorantes artificiales, y no sustituirlos correctamente por otros. La desnutrición es común paradójicamente entre los seguidores de las dietas de comida saludable. Este tipo de perfil abunda en las redes.

2. Otra problemática que viene influida por las redes es el ciberbullying. Las redes sociales también han facilitado que el bullying se infiltre en la vida diaria de las personas, sobre todo en jóvenes. Según la Asociación Americana de Trastornos de la Alimentación, hasta el 65% de las personas con trastornos alimentarios dicen que el acoso escolar contribuyó a su condición.

La obsesión por la autoimagen y las expectativas sociales y de los compañeros en el mundo de las redes sociales también ha abierto la puerta para que aparezcan intimidaciones corporales y bullying con mayor frecuencia. Los jóvenes se ven acosados por su imagen corporal, lo que los introduce en un mundo de descontrol alimenticio.

Con esta información por delante, simplemente quería que tuviéramos conciencia sobre este tema y animar a todas y cada una de nosotras a ser responsables, por un lado, del contenido que subimos a las redes, y por otro lado, responsables de educar a nuestras hijas en quererse tal y como son y valorarse independientemente del valor que le otorguen los demás. Espero que os haya hecho pensar. ¡Gracias por pasaros!

8 comentarios en “Trastornos alimentarios y redes sociales

  1. Es un tema que a mi me preocupa bastante, las redes sociales tienen una influencia cada vez mayor, sobretodo en gente cada vez más joven, cuando se están formando los ideales, los valores, los complejos… hay que tener mucho cuidado con ésto e intentar educar a los hijos sabiendo a lo que se enfrentan y minimizar sus efectos lo máximo posible.
    Besos.

    Gemeladas

  2. Primeramente gracias, es un tema que como madre y con hijos en adolecencia me preocupa bastante, yo soy una de esas madres que suelen decir sus hijos «Pesada» , ya que estoy continuamente dando información y preocupandome por ellos en este aspecto. Pero tambien, como tenemos una comunicación sobre este tema en casa, me hacen comentario sobre compañeros de clase, que lo estan sufriendo y sus padres son desconocedores del tema.
    Por ello, creo que debemos estar en alerta sobre dicho tema.

  3. Muy buena intervencion Belén. En estos tiempos los niños son las primeras victimas de los impactos que trae la tecnologia y los medios sociales, y ellos deben crecer entendiendo quienes son, deben entender que cada uno de ellos son especiales por tener su propia identidad. Ellos deben aprender a conocerse y amarse primero, para entonces estar seguros de si mismos y poder enfrentar estos nuevos problemas que atacan a la sociedad atraves de los medios. Muy buena intervencion.😊👌👍

  4. Soy psicóloga, llevo 12 años trabajando con adolescentes con Tca y es muy necesario este tipo de intervención por parte de inflencers como tu.

    Mia y Ana son las palabras usadas por personas muy metidas en la enfermedad donde comparten tips peligrosos para lograr objetivos patológicos.

    Ánimo a denunciar todas estas páginas o entradas de Instagram.

  5. Este ha sido el único blog de moda que he leído hasta ahora que realmente saca a la luz temas interesantes. Debemos dejarnos de superficialidades. He visto algunos blogs de moda de algunas influencers, que al final se convierten en un post de relleno de ego, en el que sólo se habla de: «Que guapa estas», «Que tipazo te hace ese look!», » Que cuquis es esa falda!»… y creo realmente que la moda no es sólo eso. Todas las personas, indistintamente de la forma de su cuerpo, tienen derecho a la moda. Cuando las empresas de moda tengan claro esto, estoy segura de que todos estaremos mucho más felices con nuestros cuerpos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *