Vida

Mi viaje a Cancún, qué ver y cómo vestir

Hola! Hoy quiero dejar por aquí una pequeña crónica de nuestro viaje a México y así, en el caso de que después de ver mis innumerables fotos en instagram ☺, os hayan entrado ganas de ir, podéis tener una pequeña guía.

Lo primero, os digo la verdad: Este no ha sido el viaje de placer ni romántico de pareja que nos esperábamos. Bueno, las 24 horas finales un poco más sí lo conseguimos, pero antes de llegar ahí… Os aconsejo que leáis este post para ver todo lo que nos pasó.

El motivo del viaje fue principalmente de trabajo. Nacho tenía allí un mercado y dijimos: “Vamos a hacer como esas mujeres que cuando sus maridos viajan, aprovechan para hacer una escapada en pareja.” Mis padres, que son santos, en seguida nos pusieron todo tipo de facilidades para que fuéramos juntos. Tiene un mérito increíble que se vengan a Madrid y se hagan cargo de cuatro niños durante una semana. Yo al menos no conozco muchos abuelos que lo hagan. ☺

PLAYA DEL CARMEN

Después de un primer susto inicial que nos llevó a anular el viaje, los astros se volvieron a alinear y finalmente despegamos. Al llegar al aeropuerto de Cancún, alquilamos un coche para ir a Playa del Carmen, donde nos íbamos a alojar los primeros días. Nacho se puso enfermo en el avión, por el aire acondicionado, y me tocó armarme de coraje y conducir después de un vuelo de 10 horas y con lo que me gusta a mí el coche, hasta la playa. Mientras yo agarraba el volante insegura, Nacho como buen copiloto enfermo iba dormido sin ser de mucha (o ninguna) ayuda. ☺

En playa del Carmen alquilamos una casa en una urbanización preciosa que se llamaba PlayaCar. Era un conjunto de chalets muy bonitos y bien cuidados en una urbanización cerrada con acceso a una playa y con una vigilancia extrema. La casa la alquilamos gracias a vosotras y al crédito que teníamos acumulado en Airbnb. ¡Muchas gracias! Ya sabéis, si pensáis alquilar casa de esta manera, usad por favor mi enlace y os harán 25 euros de descuento y a mí me darán un crédito de 15 euros. Todos salimos ganando!

La casa estaba bien y tenía una piscinita de lo más lucida para instagram, pero la relación calidad precio no me pareció adecuada. Era muy cara para cómo era en realidad y las fotos vendían una casa que no era tan bonita. En cualquier caso, como os decía, vosotras no notasteis la diferencia en las fotos, que al final es lo que importa. Jejeje, ¡esto es broma no os penséis!

En Playa del Carmen se respira muy buen ambiente. Está la clásica calle principal, la Quinta Avenida, donde podéis pasear y mirar tiendas. Hay muchos restaurantes también. De los que probamos, el que más os recomiendo es uno que se llama La Cueva del Chango donde cenamos como en una selva escondida una comida muy rica. Muy recomendable tanto comida como atención al cliente. Deben hacer unos desayunos también espectaculares aunque nosotros no conseguimos probarlos.

Nuestro plan del primer día comenzó con un paseo mañanero por la playa a las 6:30 de la mañana. El jet lag nos vino muy bien. La playa es una pena porque está invadida con un alga, sargazo, fruto de la agricultura y la industria que provocan un aumento de nutrientes en el mar que fertiliza las algas. Es un verdadero problema en las playas mexicanas porque huele mal y al pudrirse desprende unas sustancias contaminantes. Algunas me comentasteis que en España en algunas costas también se ve este problema. Si alguien quiere compartir información al respecto en los comentarios creo que se trata de un tema sobre el que sensibilizarnos. Después de la caminata, nos pegamos un rico desayuno.

Por la tarde nos fuimos a Akumal, una playa donde puedes bucear con tortugas. Fijaros bien en qué temporada vais para que las podáis ver. Yo vi un par de ellas y muchos pececillos. Lo hice acompañada de un guía local y usando un snorkel. Fue una experiencia preciosa; de completa desconexión del mundo del ruido y conexión con la naturaleza. Nacho, que seguía algo enfermo, estuvo en la playa tostándose bajo el sol con mi pamela puesta. No tengo documento gráfico para mostrarlo por aquí pero estaba de lo más gracioso. ☺

Pasamos día y medio allí y estuvimos más o menos bien, dentro de que Nacho no estaba al 100%, con tiritonas incluidas, y además tenía que preparar temas de trabajo y a mí me acribillaron algunos mosquitos.

CANCÚN

El siguiente destino fue Cancún. Lo primero que hicimos al llegar fue ir a comer a Tacos Rigo que nos lo había recomendado nuestra amiga Rosana. Es un restaurante alejado de la zona turística y en medio de la ciudad de Cancún. La comida estaba muy rica y lo pasamos muy a gusto escuchando canciones de nuestra época mientras nos vigilaba un señor con metralleta en la puerta del restaurante. Muy surrealista pero muy del lugar. No era una restaurante de postín, era una restaurante para la gente de allí. A nosotros eso nos gusta, pero lo puntualizo por si acaso.

Miércoles, jueves y medio día el viernes los pasamos en un mega hotel en Cancún; Moon Palace, donde Nacho tenía el mercado de trabajo. Lo del hotel me pareció todo un mundo. ¡Qué dimensiones y qué servicio tan impecable! Me quedé impresionada con que esta realidad exista. Es impresionante. Había oído hablar pero no me lo imaginaba así. Son grandes terreros, o al menos lo que pude apreciar, donde hay jardines y selva, muchos edificios, muchas piscinas y restaurantes… Es todo a lo grande. Cuando vas por la autopista principal, vas viendo unas entradas a los hoteles impresionantes y sólo si estás alojado puedes entrar y ver lo que se esconde tras esa entrada de bienvenida.

Los días en el hotel, después del paseíto mañanero, aproveché para trabajar mientras Nacho también lo hacía. Todas en mis stories me comentabais: “Belén, desconecta, disfruta de tus vacaciones,” pero la realidad es que no estaba de vacaciones. Estaba intentando desconectar, pero al mismo tiempo es una época de mucho trabajo y tenía muchos temas que preparar. Seguro que si me lees y trabajas te pasará que noviembre no es el mes en el que te suelas coger unas vacaciones. Pues a mí me pasa lo mismo. Sé que muchas pensáis que lo mío es más flexible, y de hecho lo es; pero más en el sentido de poder trabajar donde quiera, en este caso en Cancún, que en el sentido de cogerme vacaciones siempre que quiera. Más aún, si hay alguna autónoma que me lee, sabe de sobra que nosotras muchas vacaciones, vacaciones, no nos cogemos. ☺

En cualquier caso estuvo bien porque entre trabajo y trabajo, me salía a leer un poquito a la playa y a ver el mar y ¡eso fue una gozada! Además la comida del hotel estaba muy rica, al menos el room service que fue lo único que caté, pero os aseguro que caté muy bien. Luego nos reíamos con Nacho y mi madre porque siempre me pillaban comiendo y me sabía el menú de room service de memoria. ☺☺

… Y TULUM

Terminados los días en Cancún, parecía que llegaban por fin los días de descanso. De camino a Tulum, yo estaba con mucha ilusión de bañarme en un cenote. Lo había visto a Tuula Vintage en su Instagram hacía años y desde entonces soñaba con estar ahí. Fuimos al complejo Cenote Dos Ojos y en particular a Los Monos. La experiencia fue increíble. Un regalo de la vida y de la naturaleza. Disfrutamos muchísimo metidos bajo tierra entre estalactitas y estalagmitas y un agua cristalina completamente pura. Es sin duda una experiencia que hay que vivir si vas a esta zona. El silencio y la oscuridad fueron sobre cogedores.

Allí nos sucedió lo del robo del móvil de Nacho. El resto de ese día y mitad del día siguiente nos lo pegamos intentando resolver este tema. Nos arruinó un poco el viaje aunque le intentamos sacar la parte positiva: conocimos a un policía que nos asistió y con el que entablamos una conversación muy interesante a la par que humana. El que lo disfrutó sobre todo fue Nacho, que tiene una idea para una serie en México y le interesa mucho conocer cómo funcionan las cosas. No paraba de hacer preguntas al policía. 🙂 La historia al final tuvo un final feliz y el móvil volvió a nuestras manos en el último día.

Con todo esto que nos pasó, yo estaba un poco bloqueada, os tengo que confesar. Tenía mucho nervio en el cuerpo y estaba intranquila. Necesitaba recuperar la paz. Fue entonces cuando la vida nos puso en bandeja poder hacer un ritual mayallamado Temascal.

En Tulum nos alojamos en un hotel que también reservé a través de Airbnb que se llama Holistika. Es 100% recomendable si vas buscando paz, un entorno natural y de desconexión y aprecias mucho la estética. No está en el centro de la ciudad ni cerca de la playa pero es un lugar con mucho encanto. Dentro del hotel ofrecen clases relacionadas con el bienestar incluida yoga y otro tipo de tratamientos holísticos como el Temascal. Coincidió que estando allí justo iban a hacer uno. Era para un grupo privado pero no sé cómo conseguimos que nos dejaran hacerlo. Era justo lo que necesitábamos. No voy a entrar en detalle de en qué consiste porque es una vivencia muy personal, pero creo que si estáis abiertos al crecimiento personal es una gran experiencia si tenéis la oportunidad de hacerlo bien guiados.

El Temascal nos dejó una sensación fantástica, muy conectados como pareja y con la vida en general. Tulum es uno de esos sitios de playa donde mucha gente está buscando su camino y tuvimos la suerte de encontrarnos a gente generosa con la que compartir algo de tiempo.

Así que pudimos disfrutar de esas últimas horas y apreciar la suerte de tener un viaje tan increíble aunque las circunstancias no fueran las mejores. Os recomiendo dos restaurantes que probamos: La Malquerida, mexicano con comida muy muy rica y La Hoja Verde, un vegetariano con platos bien originales.

Por último, un plan muy recomendable es alquilar unas bicicletas e ir con ellas a visitar la zona de la playa donde veréis a la mano derecha muchos restaurantes y bares con su propia playa privada. Nosotros nos tomamos una margarita a la salud de las comentarias en Posada Margherita, una monada de restaurante donde nos comentaron que la pasta era su especialidad.

Si estáis más días visitad las ruinas de Cobá y/o Chichén Itza. A nosotros no nos dio tiempo, pero al menos visitamos las ruinas mayas de Tulum.

De vuelta al aeropuerto y cerca de embarcar Nacho y yo no parábamos de reírnos con todas las experiencias vividas estos días y que espero haberos sabido sabido relatar.

Si habéis llegado hasta aquí… muchas gracias, comentarias!

41 comentarios en “Mi viaje a Cancún, qué ver y cómo vestir

  1. Que excelente viaje. Lo contas de tal manera que, logro escucharte, sonas como una amiga, porque logro comprender cada detalle que contas. Soy de argentina, te conoci por las redes de causalidad. Y no dejo de seguirte. Me suelo tomar unos minutos para mi, me alegras. Sos muy divertida.

  2. Ahí es cuando realmente te das cuenta que haceís tu y Nacho un gran equipo.
    Vaya sensación al leer tu post ,una maravilla es como que lo transmites.
    Un abrazo.

  3. Ahí es cuando realmente te das cuenta que haceís tu y Nacho un gran equipo.
    Vaya sensación al leer tu post ,una maravilla es como que lo transmites.
    Un abrazo.

  4. Nunca te había leído, solo había visto tus vlogs y te sigo por instagram, pero me ha encantado. Es súper fácil y divertido como escribes! Que bueno que al final tuviste una buena experiencia, soy mexicana y se como son las cosas allá, pero también se que hay gente muy buena y sitios preciosos que lo compensan todo.

  5. Que de experiencias Belén… Nacho y la pamela hubiera sido un puntazo verlo pero hubiera sido motivo de divorcio para ti,así que en tu retina queda y en nuestra imaginación lo veremos 😂 …. Gracias por compartir tanto,me encanta el trabajo qué haces, enhorabuena

  6. Que bonito ,Belen lastima que Nacho no estuviera al 100 por cien los primeros días ,me alegro de que al final saliera todo bien .Darte las gracias por tu forma de ser tan positiva ,por tus post,tus vídeos y por supuesto tu instagram ,te confieso que llevo años con transtorno ansioso depresivo y ver tus vídeos me ayudaba a relajarme a intentar cambiar la situación,al final me dio un ataque de ansiedad en el trabajo y me dieron la baja ,gracias,yo no quería la baja aunque llevaba mi médico años recomendándomela ,los primeros días de baja yo sólo quería volver (soy responsable de un equipo de 6 personas y teníamos lío ) ahora tengo claro que no voy a volver dejo un trabajo que me gustaba como técnico ,donde trabajaba 14 horas muchos días con un estrés y ansiedad increíble y me buscaré la vida en algo que me compense ,he estado años con la nariz metida en el ordenador ,tardes /noches y festivos perdiéndome como mi hijo crecía y mi marido el pobre aguantando el tirón ,no que de será de mi ,pero lo único que me reconforta es pensar que no voy a volver a ese trabajo ,gracias por ayudarnos a pensar que es posible ,conseguir nuestros sueños ,enseñarnos a querernos más ,tú eres La Luz al final del túnel ,que nos alumbra a muchas

  7. Al final, Belén, la felicidad y la paz no se encuentra en el entorno o en lo que nos rodea, sino en nuestro interior y para ello tenemos que trabajarlo: respirar cuando estemos nerviosos, darnos un respiro cuando lo necesitemos, meditar y aprender a estar con nosotros mismos.

    Me ha encantado leerte, todo lo vivido nos hace únicos!

  8. Claro que lo termine. Que mal que les haya pasado lo del celular aquí en México. Pero lamentablemente es lo que vivimos algunos en este país. Que no deja de ser hermoso. Que bueno que te haya gustado y sobre todo nuestra gastronomía y la buena gente que siempre te encuentras en provincia. Cuando dijiste que venias a México esperaba que pisaras la ciudad de México y poder conocerte. Esperemos pronto vuelvas. Te apreciamos tus comentarias en México.

  9. Que recuerdo me trae tu relato, yo estuve alli hace 11años en u mega complejo hotelero, alli fue todo disfrutar…. Que pena q no pudieses ver Chiché itza… Es una de las maravillas del mundo.. Pero siempre puede volver con la balamoda@family… Ver a maxito escalando esa rocas no tiene precio. Que suerte q recuperara el movil alguna stories me perdi q no lo sabia.

  10. Yo hace años también estuve en Cancún y también nos pasaron unas cuantas cositas….entre ellas que nos quedamos sin fotos, porque al cambiar el carrete lo pusimos mal 🥴…Pero conocimos a unos mejicanos en el hotel y nos hicimos amigos🥰. Me ha encantado tu post…GENIAL!!!!

  11. Habéis tenido de todo en éste viaje. Oye al final son anécdotas que te divierte recordar. Además habéis visto muchos lugares y conocido cosas nuevas. Y sobretodo probado restaurantes, me encanta viajar y poder probar cositas ricas.
    Besos.

    Gemeladas

  12. Mi país México es hermoso, lleno de cultura e historia interesante, la Riviera Maya es solo un poco de lo mucho que tenemos, entiendo q des tu punto de vista que en ocasiones no nos favorece, pero México es un gran país lleno de gente entusiasta y trabajadora. Ojalá vuelvas y goces más tu experiencia. Saludos desde acá!

  13. Me gusta mucho que cuentes tanto lo bueno como lo le menls bueno porque todo forma parte del viaje. Para mi un viaje empieza cuando empiezas a prepararlo, a buscar casas, en el trayecto…no cuando pones el píe en el destino y todo, como en la vida suma.
    Mil gracias por compartir, aportar y ser tan maja siempre.

  14. Moon Palace, que recuerdos, alli estuve yo de luna de miel en el 2001!! un gran lugar. Me ha encantado verlo de nuevo y que pena que no comieras en los restaurantes del hotel. son buenisimos.

  15. Menuda odisea Belén… ¡Lo que no os pase a vosotros! jajajaja… Pero el post tiene unas fotografías preciosas, así que, algo bueno sacasteis. 😉 Un abrazo y aquí te dejo mi Web/ Blog de ASESORÍA DE IMAGEN con ideas y trucos para sacarle el máximo partido a nuestra Imagen Personal, mis looks, Talleres de Asesoría de Imagen que imparto habitualmente, canal de youtube, http://www.lemaniqui.com/

  16. Siempre que me preguntan que poder para mi misma me gustaría tener, suelo decir el poder de teletransportarme, y mira tu que cada vez que leo la crónica de uno de tus viajes lo consigo, o mas bien, haces que lo consiga.

    Y ahora como buena autónoma, vuelvo al trabajo después de esta pequeña recompensa que me he dado de leerte mientras hacía una pequeña pausa para comer.

    Gracias

  17. Qué bueno que recuperaron el celular. Me daba penita que les hubiera pasado eso en mi país, pero es parte de lo que vivimos, la inseguridad, ni hablar.
    El temazcal no es para todos pero que bueno que se dieron la oportunidad de probarlo. Es una purificación del cuerpo y del alma.
    México es tan grande y heterogéneo que cada parte del país tiene cosas bellas y tan diferentes unas de otras. Aunque no viniste de vacaciones al menos disfrutaste cosas nuevas.
    Muy bien redactado y documentado como siempre el post. Gracias Belén

  18. Nunca te había leído un artículo y me ha encantado. Fue un viaje en el que os paso de todo. Las fotos geniales. Me gusta que también cuentes las cosas menos buenas que os pasarán. Lo del temas al me interesa. Estuve en playa del Carmen aunque reconozco que sali poco del complejo pero encontramos una gente que daba masajes fuera del hotel y tuve dos de los mejores masajes que he tenido en mi vida. Con el ruido del mar al fondo. Esa gente tenía algo.

  19. Pero no nos habías dicho que habíais recuperado el móvillll!!!!!!

    Ese bonito país tiene playas maravillosas e infinitamente menos explotadas turísticamente…quizá para la próxima?!

  20. Qué bonitas fotos! Estuvimos en Playa del Carmen, Cancún y Tulum de viaje de novios hace 10 años y volví a vivir todo con tu relato. Gracias Belén!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *