Tu plan de acción

martes, 24 de abril de 2018

¡Hola! Os aseguro que a mí estas cosas me pasan sin buscarlas y ni pensarlas. El otro día, mientras escribía mi post de las 3 de la tarde en instagram, se me ocurrió sobre la marcha, compartir con vosotras mis sensaciones ante los retos a los que me enfrento estos días. Y al ir a terminar el post, os invité a comentar si queríais un post más extenso con planes de acción. Pensé: “Venga, ¿cuántos comentarios con el símbolo del brazo cachas les pido para convencerme de hacer el post?… ¿200? ¿300? ¿500? ¿1000? Bueno, tampoco me voy a pasar, 500 está bien para saber si hay interés.” Cerré el móvil y un par de horas después, en un momento de desahogo de la tarde con niños, miré y vi cerca de 1000 comentarios. “¡Madre mía! La gente lo quiere, está claro.” Así que vamos a pasar de la gracia a la acción, que de eso se trata… Aquí estoy para contaros algunas ideas que os pueden servir.


La importancia de hacer 

Estos días ando dándole vueltas, como si fuera un descubrimiento reciente aunque no lo es, a la importancia de pasar a la acción. Cuando yo era más jovencilla había una frase del cineasta Robert Rodriguez que siempre tenía en mente y que decía algo así: “Lo importante es ponerse a hacer vasijas. Da igual que sean perfectas o imperfectas, lo importante es hacerlas y el tiempo y la experiencia hará que las vayas perfeccionando.” La clave es la acción. Muy a menudo dedicamos mucho tiempo a pensar y a reflexionar sobre cómo hacer determinadas cosas. Es una espiral de pensamiento obsesivo sobre los pros y los contras, sobre lo que soy capaz o no de hacer. Un pensamiento que no es productivo y nos acaba paralizado con inseguridades y miedos. Estamos en un constante estado de ansiedad, casi de vida o muerte. 

Muchas veces ese pensamiento nos hace pensar, valga la redundancia, que estamos haciendo algo, pero en realidad quita el foco de lo que verdaderamente importa: arrancar. Hay algo que pone fin a esa espiral de pensamiento y es la acción. Pensar está muy bien y es necesario pero actuar es mucho más potente y diferenciador. Muchos piensan, muchos dicen que van a hacer, pero pocos pasan a la acción de verdad.



Objetivos alcanzables 

Por eso, el ejercicio de hoy va a ser muy práctico. Vais a pensar en dos objetivos que queráis marcaros: uno en lo personal y otro en lo profesional. Vais a coger una libreta nueva y vais a escribirlos. Estos objetivos tienen que ser aspiraciones que os ilusionen por un lado y que tengan un punto de reto y/o miedo por otro.


A continuación vais a pensar en cómo desglosar ese objetivo. Si el objetivo es más personal, como por ejemplo madrugar, puede parecernos un objetivo inalcanzable. Muchas de vosotras me decís a raíz de mi vídeo que se os hace imposible madrugar. Quizás es que estáis intentando pasar de 0 a 100. ¿Por qué no probáis a dividir el objetivo o hacer pequeños cambios progresivos que nos lleven a conseguir ese objetivo dentro de un tiempo? Algunos de los pequeños cambios podrían ser estos: 

- Adelantar la hora de la cena.
- Acortar el tiempo de ducha nocturna.
- Pasar la lectura de la noche a otro momento del día.
- Acostarme más temprano.
- Empezar a adelantar progresivamente el despertador de 15 minutos en 15 minutos. Una vez ganados 15 minutos pasamos al siguiente reto.

Si el objetivo es más profesional y por ejemplo tenéis una marca y quisierais crecer vuestro público y engagement online podrías tener una lista que dijera algo tipo esto:

- Publicar con más frecuencia.
- Hacer encuestas de interés a mi público.
- Crear un contenido único y de calidad.
- Calendarizar las publicaciones.
- Colaborar con otras marcas que amplíen mi público.
- Realizar acciones que fomenten la interacción.
- Delegar para poder llegar a más cosas.

Cada una de estas tareas o tácticas para alcanzar el objetivo son a su vez desglosables. Podéis seguir el ejercicio hasta que se os quede todo reducido a pequeñas acciones que vayáis implementando con el tiempo.

Estrategia planificada 

Algunas estaréis pensando: “Pues más vale que no había que pensar… “☺ La clave está precisamente en pensar lo justo y necesario para poder empezar a actuar con ESTRATEGIA, con un plan de acción. Actuar con una estrategia es lo contrario a actuar con el “modo reacción”. Este modo es el que seguimos cuando lo que hacemos es salir del apuro, del paso, reaccionando a cada cosa que nos pasa. Vamos a salto de mata, a todo correr. A veces el modo reacción nos puede confundir y hacernos pensar que estamos en acción, pero en realidad es una acción no programada; mal encaminada. 

Toda estrategia pasa por una programación en el tiempo. En este caso, a partir de los objetivos alcanzables que nos hemos marcado, les ponemos una fecha para conseguirlos. Los objetivos los podemos alcanzar en un tiempo determinado: un día, una semana, dos semanas, un trimestre... Si nos marcamos objetivos muy ambiciosos en poco tiempo podemos acabar frustradas o con la sensación de que no somos capaces. Coge un calendario y márcate las tareas que has desglosado en diferentes fechas.


Entonces, aquí va el plan:

- OBJETIVOS ALCANZABLES
- ESTRATEGIA PLANIFICADA
- TIEMPO REALISTA

Y hasta aquí estos pensamientos míos, no muy elaborados, pero suficiente para pasar a la acción. Os aseguro que no hace falta mucho más y esto es lo que distingue la mayoría de veces a los que lo consiguen y a los que no. Este tema es un pozo sin fondo, pero de nuevo, vayamos a lo concreto, no sigamos en lo abstracto. Tú, ¿qué quieres en la vida? Y, ¿cómo lo vas a conseguir?” Ya sabéis que me encantaría que me lo contarais. Escuchar vuestras inquietudes me abre vía de comunicación y contenidos con vosotras. 

Dejad en comentarios vuestras inquietudes y en la medida en que nos abramos nos daremos cuenta de que estamos todas en lo mismo, que nadie nos salvamos de querer hacer y no saber bien cómo. La cosa es empezar, arrancar y darle forma a esa primera vasija de barro como decía Robert Rodríguez. Un beso y nos vemos en el siguiente post.

MIs seguires deciden mi día

viernes, 20 de abril de 2018

¡Hola! ¿Qué tal estáis? Ya siento que esta semana no he dejado por aquí un post a parte de el de los viernes. He tenido unos días muy ajetreados pero para la semana que viene tengo uno preparado con un plan de acción. ☺ A ver si consigo terminar de organizar todo el lío que tengo y poder publicar con más asiduidad. 

Hoy os traigo un vídeo muy divertido y un poco gamberro. Estoy con mucha ilusión de que os guste porque yo me lo pasé genial. Vais a ver un 24 horas conmigo en el que las acciones principales las sometí a votación a través de mi instagram stories. Mi conclusión es que sois muy buena gente y no me disteis todo el juego que me hubiera gustado, pero bueno, esto era sólo la primera vez. Si repetimos pienso que ya os animaréis a llevarme más al límite. ☺ Lo que me encanta de este concepto de video es que juntas estamos co-creando el contenido de mi canal. Me parece algo chulísimo y muy beneficioso para ambas partes: vosotras os sentís parte de lo que luego consumís y yo hago un contenido que es lo que queréis ver. Mejor combinación,¡imposible! ¡Espero que lo disfrutéis un montón y que me lo hagáis saber en comentarios y dándole a muchos likes! Gracias por todo!




Todas las comidas raras que probamos en Marrakech. Trilogía Marrakech III

viernes, 13 de abril de 2018

¡Hola! Vamos con la última entrega del viaje a Marrakech. En el vídeo de hoy vais a explorar conmigo la cocina marroquí y vas a aprender con nosotros a qué saben sus platos típicos. Me parece una manera muy buena de conocer una cultura y especialmente ésta, que tiene una cocina muy particular y diferente a la nuestra. Espero que os resulte interesante y que disfrutéis mucho sentados a la mesa con la #balamodafamily



Aquí os dejo de nuevo el shopping de los conjuntos que me habéis visto durante el viaje.